miércoles, 21 de julio de 2010

Querida Tití

Querido sobrino
..... Una vez te escribí y no se si la recibistes estas mismas palabras y hoy vuelvo a repetirlas
No mires hacia atrás No te detengas en tu marcha
Después de todo nada puedes hacer por el pasado
Hoy es una cosa nueva, intocada y recién surgida del seno del tiempo
No mires hacia atrás..... emprende una nueva jornada teniendo la vista hacia mañana Húndete en el infinito horizonte en los días que vendrán y ... no mires hacia atrás Olvida los rencores.
No recuerdes más tu dolor , no vale la pena que te tortures acariciando tus recuerdos Nada volverá , nadie puede resucitar lo que no existe.... y lo que pasó queda tendido en el gran féretro del tiempo
No mires hacia atrás... no vuelvas tu cabeza sonríe esperanzado en lo que llega, recoge las promesas que vendrán, y olvida todo el dolor que quedó prendido de otras horas
No mires hacia atrás

Tití.

1980
...

Querida Tití
Te escribo esta carta después de tanto tiempo que no te escribía , sabés muy bien que nunca te olvido, pero tenía la necesidad de decirte que desde que te fuiste me costó mucho recuperarme y acomodar mis pensamientos, llenar ese vacío que quedó al no poder oir tu voz y no verte.
He seguido tus sueños tal cual tu me los insertastes en mi vida, logré realizarlos tal cual tus deseos, los viajes, la situación económica y sobre todo el amor de mi vida, la mujer perfecta para mi, la encontré en París y en el primer momento que la ví supe que era ella, tu me la habías descripto tal cual, y no me fue dificil de reconocerla, te diré que fueron 28 años de felicidad, de despertar cada mañana dandole gracias a Dios por tanta dicha, por tal regalo del cielo. Es verdad que pasamos los sinsabores de la vida, momentos duros y de los otros, pero eso fue lo que mas fuerte nos hizo, juntos vencimos todas las tormentas , le pusimos luz a la obscuridad y sonrisa a la desgracia, juntos luchamos y juntos vencimos. Fueron duros momentos cuando lo económico golpeó nuestra casa, y duro los problemas que se fueron presentando, pero te diré tía mía, que tus consejos me iluminaron siempre, y con los recuerdos de tu amor fuiste mi guia, fuiste el oasis en todo momento. No te sentí como una madre si no como “mi madre” aún conservo tu última carta en la cual me escribes con toda la ternura que solo una madre puede escribir , consolandome por la muerte de mi padre, tu hermano, y a la cual la guarde hace ya 30 años.
Hoy es otro tiempo, hoy es otro desafío, la mujer que hubiese deseado con toda el alma que hubieses conocido, aquella que fue la luz de mis ojos y que te aseguro que si la hubieras conocido te hubieras sentido orgullosa de mi por elegir tan bien y feliz de ver la joya que se llevó este pirata. Pero no todo es eterno, y ayer me dijo que su amor por mi se había apagado, querida Tití, estoy triste por que vi llorar a mi hija, por que debo seguir mi vida sin la que tanto amé, pero el amor mío no se apaga y si ese es su deseo asi será, he hundido en las cenizas de lo que fue, el futuro de lo hubiera sido, fiel a lo que tu me enseñaste respetaré los deseos de la que fue mi Julieta. Disfrazaré con risas de payaso la tristeza del corazón. Doy gracias igual a la vida por estos tantos años maravillosos de felicidad y amor , escribirte me da esa sensación de paz como que estás aquí poniendome una mano en el hombro repitiendo lo que tanto me ayudo en mis días tristes, y te prometo que no miraré para atrás, aunque la tentación sea grande miraré para adelante, esperando que en el horizonte aparezca nuevamente el sol, aprendiendo a vivir sin su amor.

2010

No hay comentarios: