sábado, 15 de agosto de 2009

El tigre

Nos habían dado cita en la estación central, los compañeros iban llegando por grupos, yo como siempre era uno de los primeros, cuando eran paseos no faltaba nunca, habiendo joda me anotaba en todas,.

Los últimos en llegar fueron Morales, Fernandez, y Otegui, como vivían cerca entre ellos el padre de uno los trajo en una cachila , bajaron apurados y cara de preocupados, como si el tren ya hubiera salido, pero el profe era mas vivo y nos había citado media hora antes del horario de salida del tren .

No eramos pocos, pero el bochinche que armábamos era tal , que parecía que estaba todo el liceo en la estación, apenas el profe miraba para otro lado, que aprovechaba para mandarme las imitaciones de profesores, bedeles e incluso del mismo director, tenía una vocación innata por la pantomima, si hubiera nacido en EEUU hubiera sido flor de artista, entre la algarabía sonó el parlante donde nos anunciaba que podíamos subir al tren, fue un despelote, salimos como locos empujándonos a las risas para trepar y tratar de ganarnos alguna ventanilla, como siempre fui de los primeros y me gané con todo honor la ventanilla mas linda y de ahí veía como iban llegando los compañeros, también una vieja con un perro inmenso que arrastraba a la pobre señora , pero lo mas cómico fue en el momento que el perro se paró de golpe y se puso a evacuar tremendo maraño en medio del andén, nosotros muertos de risa ante la desesperación de la vieja. Habiendo terminado de defecar el bicho siguió arrastrando a la mujer, que ya había cambiado su cara , ahora su rostro era de, yo no se nada.

Los compañeros seguían viniendo por pelotones, hablando, riendo, gritando, al llegar los últimos, en el apuro, Otegui no vio el tremendo regalo que había dejado el perro de la doña, y con un paso seguro metió todo su zapato en medio del oloroso sujeto, así siguió sin darse por enterado, mientras que el despreciado se adhirió al protector del pié, emprendiendo un viaje inesperado para el . Cuando Otegui entro en el vagón nadie observaba sus zapatos , salvo yo por supuesto , que con desesperación rogaba que no viniera hacia mi, por suerte encontró un lugar cinco asientos mas adelante, acomodó sus cosas y se sentó cruzando la pierna , levantando ostentosamente su zapato premiado, que lucía a ambos costado, como un grueso bigote de tigre, que sobresalía con desfachatez y audacia, desafiando las reglas de la gravedad, y atacando la pureza del aire con su nauseabundo olor, sin importarle las reacciones varias, que despertaba en el entorno de tanto adolecente.

Agradezco de todo corazón a Morales , que sin importarle las faltas disciplinarias que le impusieron , protegiéndose con un pullover arrancó el botín que escondía al tigre y lo lanzó por la ventanilla hacia rumbo desconocido librándonos de tan repelente sujeto.

Del paseo casi no lo recuerdo, Minas seguirá por siempre bonita, aunque un tigre se esconda bajo un lugar inesperado.

sábado, 25 de julio de 2009

Un hueco en el corazón

Siempre me causa alegría y excitación ver Montevideo desde el cielo, miro la ciudad con el cariño de siempre y los recuerdos se alborotan por salir todos juntos, pero esta vez no es lo mismo, es mas que extraña la sensación que me invade, he visto esta , mi querida ciudad, de muchas formas , y aun en los momentos en que estuvo mas enferma, la seguí amando con alegría al verla.
A la salida de aeropuerto estaba mi hermano, como siempre a cada una de mis llegadas, solo que esta vez el abrazo fue mas fuerte y sin risas, solo con lágrimas. Casi no hablamos hasta llegar a casa, apenas un como estás, como te fue en el viaje, como anda tus cosas y pequeñas cosas mas sin importancias, mi avidez por ver la ciudad no era como las otras veces , mis pensamientos estaban en recuerdos de mi niñez, y solo el viejo Montevideo florecía en mi mente.
Entrar a la casa fue tan penoso como nunca me lo hubiera imaginado, había en mi un deseo de que todo fuera una pesadilla y que mi madre saliera de la cocina con su hermosa sonrisa y sus brazos abiertos para recibirme. En el fondo estaba todo el resto de la familia, con caras largas y mirada esquiva, ninguna sonrisa, había mas que tristeza en aquellos rostros.
Apenas me senté, mi hermana mayor empezó hablar, fue directo al grano, que ella quería tal cosa, que aquella tal otra , que aquel le correspondía aquello y etc etc. ni recuerdo que era lo que deseaban o que le correspondía a cada uno, fui mirando el rostro de cada uno de ellos y nadie me miro a los ojos, cuando acabe me levanté , entré a la casa, la recorrí recordando los momentos mas felices en que en ella pasé, mi vista se detuvo en un cuadrito en que estaba mi madre conmigo , los dos riéndonos, recordé que nos reíamos de felices , por el solo echo de estar cerca y sanos , por el solo echo de tenernos , por el solo echo de estar en esos momentos riéndonos juntos frente a una cámara. Tomé la fotografía, la besé , la apreté contra mi pecho y me fui despacio llevándome lo que solo en aquella casa había como prueba de que alguna vez la alegría había estado presente.

viernes, 15 de mayo de 2009

Hay Graciela ...

En realidad tendría que estar en Fray Bentos, durmiendo tranquilamente en el hotel como cada 15 días , pero me encontré con Eduardo en la Plaza Central y me contagió con su entusiasmo.
- Dale, venite conmigo a Montevideo en el BMW . Me dijo.
Había venido a vender el auto y el comprador se había echado atrás , así que se regresaba y me seducía la idea de dormir en casa, y Eduardo con un :
- Dale, que en un cerrar y abrir de ojos estamos allá.
Así fue , de pronto me encontré en la puerta de casa y Eduardo gritando
- No te olvides antes de entrar de hacer ruido . Y se fue largando una carcajada y tocando bocina.
Miré hacia el primer piso de los apartamento, donde estaba la ventana de mi cuarto y vi una tenue luz, y me dije, Graciela debe estar aun leyendo, miré el reloj y era ya la 1 de mañana , o quizás se había dormido con la luz prendida . Así que entré en el edificio , subí las escaleras hasta mi piso, y cuando iba a entrar recordé lo que me había dicho Eduardo , sonriendo entré silenciosamente y fui hasta el dormitorio. Lo que vi, me dejó anonadado, los pensamientos se entreveraron ante la verdad insospechada, allí estaba Graciela fornicando con su amante.
Muy lentamente ý en silencio salí del apartamento, no se habían percatado de mi descubrimiento, y yo, afuera del apartamento respiré hondo y acomodé mis ideas, bajé las escaleras y me escondí bajo ellas, y desde ahí llamé a casa con mi móvil, no respondió inmediatamente, y cuando lo hizo, dijo una hola como de alguien que hubiera estado dormido, pensé que artista ! y le dije :
- Hola mi amor, me encontré con Eduardo y me regreso a Montevideo , perdoná que te despierte , pero llegaremos en 10 o 15 minutos y no quiero que te asustes pensando que entraron ladrones, un beso .
A los 6 minutos sentí como el amante salia de mi apartamento raudamente, cuando llegó abajo y quedó de espaldas a mi, le aticé con mi cachiporra en medio de la cabeza, como no cayó inmediatamente le volví a pegar dos veces mas hasta que quedó inerte, lo arrastré hasta el sótano compartido, y lo metí en la pieza que me correspode, lo senté en una silla rota que tenía guardada para reparar quien sabe cuando, y le amarre con alambre los pies contra las patas de la silla y las muñecas juntas, aprovechando que aun no se había despertado, le cosí los labios con aguja y el hilo del matambre que tenia allí entre las herramientas, luego le puse cinta adhesiva en la boca y en los ojos, mientras me imaginaba como se despertaría , me vino a la cabeza que este no tendría que seguir causando males a los esposos ni dicha a las infieles, así que con la trincheta lo empecé a circuncidar, pero empezó a sangrar demaciado así que tomé el alambre y le hice un torniquete en el pene, lo apreté hasta que dejo de sangrar, luego pensé que lo que había echo este degenerado era una violación a mi domicilio, así que a darle de su propia medicina. Agarré un palo de escoba y lo llene de aceite de auto y se lo metí en el ano , el tipo seguía sin despertarse, como había visto anzuelos le busque una utilidad ya que nunca mas voy a pescar, le até al anzuelo una tanza de unos 20 centímetros y del otro extremo le puse una plomada, luego enganché el anzuelo en los pezones del tipo , tenia 7 anzuelos y 5 plomadas, quedó de los mas artístico, solo que el sádico este se había vuelto re-blanco , le tome el pulso, ya no tenía, dí un paso atrás y pensé que ahora tenía que resolver como hacer para deshacerme del cuerpo , estaba tan sumido en mis pensamientos que no sentí que a mis espaldas se abría la puerta , solo me di cuenta cuando sentí los gritos de Graciela gritando no se que , solo entendí Treeeec ! y como que todo se movía y un dolor en el brazo , después otro Treeec, pestañee y de pronto me encontré en el auto con Eduardo , diciendo:
- Flor de copiloto resultaste, mirá ya llegamos limpiate la baba , despertate , viste que llegábamos en un cerrar y abrir de ojos....
Me dejó frente a mi edificio de apartamentos y se fue gritando,
- No te olvides antes de entrar de hacer ruido . Y se fue largando una carcajada y tocando bocina.
Miré hacia el primer piso de los apartamento, donde estaba la ventana de mi cuarto y vi una tenue luz, y me dije, Graciela debe estar aun leyendo, miré el reloj y era ya la 1 de mañana , o quizás se había dormido con la luz prendida . Así que entré en el edificio , subí las escaleras hasta mi piso, y cuando iba a entrar recordé lo que me había dicho Eduardo , sonriendo entré silenciosamente y fui hasta el dormitorio.

domingo, 10 de mayo de 2009

Doce rosas

Hoy me desperté como si hubiera viajado en el tiempo, y estaba cuando tenía doce años, y recordé un día especial de mis doce años , ese día que mi madre me dio tres besos seguidos, con mucho ruido y risas, y recordé su sonrisa , y el olor a torta fritas , ese día además de los tres besos había torta fritas, recordando solo las cosas mas lindas que pase con mi madre, un cumpleaños, el día de la primera comunión, un día de conga hasta las seis de la mañana, un fin de año, y fue tal el recuerdo , tan vivaz que me entró esa falta de llamar la atención, de hacer berrinche para que me atienda, sentí ese no se que, que no te se explicar, y me levanté de un salto y salí a la calle como el loco soñador que fui a los doce hasta ..que se yo ... ayer ?, y me metí en una florería y compre doce rosas rojas , las mas lindas y se las llevé con el corazón latiendo a mil , y las dejé sobre su tumba diciéndole feliz día mamá , siempre te recuerdo, y me tape los ojos para que no vea llorar.

miércoles, 1 de abril de 2009

Y supe la verdad

No siempre se disfruta de los días de sol como uno lo desea, las incontroladas ideas que se instalan en la cabeza nos hace viajar entre el pesimismo y la euforia, entre la incredulidad y la fe.
El hecho puntual era que tenía tiempo de recapacitar, esos días que me da por pensar y preguntarme o preguntar a ese que le hablo con el pensamiento, sobre la razón de la vida , sobre el porque o que hacemos aquí en este mundo, y las millones de preguntas que nos hacemos en el correr de la vida.
Preguntas sin respuesta aunque haya religiones que nos imponen verdades improbables, historias ficticias con finales felices, después de haber sufrido el revés de la injusticia o la lucha tenaz para lograr una supuesta vida ideal.
Después de recorrer un montón de probabilidades de la existencia de algún mas allá,
después de dudar de la eternidad, después de comprobar que si no recuerdo un antes,
como podría haber un después , después de cansarme de hacer constataciones que
solo me llevaban a dudar de todo , me salió como una contestación de ese que esta en
la cabeza de uno mismo , ese que contesta cuando uno le pregunta, ese que algunos le llamamos Dios, o Ángel guardián, o amigo imaginario, o lo que sea, ese que te responde siempre acertadamente , o no ?
Bueno la cosa que El me dijo,

- Querrás saber lo que hay mas allá , lo que hay después ?
- Le dije inmediatamente que si !, quien no quisiera saber lo que hay mas allá ?
Entonces me respondió
- Todo bien, pero lo que se te va a mostrar jamas debes contarlo a nadie, y menos escribirlo en ese blog que tenés !
Parecía cosa fácil, mentir y chau, pero si hay alguien que no se le puede mentir es a ese que tenemos en la cabeza , porque ese es uno mismo, y mentirse a uno mismo es mas difícil que atarse los zapatos saltando un alambre de púas.
La solución era mas fácil de lo que uno propone con cosas difíciles y complicadas, así que nada de promesas y juramentos, se me daría la posibilidad de ver lo que había mas allá, la razón de la cual estábamos en esta vida , por que algunos vivíamos poco y otro mucho, algunos sufrían y otros solo gozaban, y de donde veníamos, y hacia donde vamos. Se pueden imaginar tal suerte ! había solo una condición , por supuesto ! y era que después de haber visto todo , se me iba a borrar de la memoria, y no podría contar a nadie de mi experiencia, ni nada de lo revelado… aún así acepte, que me importa si después no me acuerdo , quizás algo si recuerde ! y acepte de buen grado y humor , me sentía eufórico de conocer la verdad , de saber al fin sin tener que morirme , conocer lo que tanto me intrigó, lo que tantas veces no me dejó dormir, lo que tanto dio que hablar y escribir a toda las civilizaciones del mundo, al fin se me daría algo de verdad bueno .

Esa noche dormí como los dioses, se me reveló todo, absolutamente todo, y me desperté como un ángel , con una paz espiritual increíble, con una alegría de vivir formidable, con unas ganas hermosas de aprovechar todo lo terrenal , de abrazar a mis seres queridos, a mis amigos, a mis vecinos, a mis compañeros de trabajo, a todo el mundo, salí a la calle con una sonrisa, salí con fe, salí con el amor en la piel, salí con la garantía del saber, quieres tu también saber lo que hay ? lo lamento, te lo contaría con mucho gusto, pero de eso solo recuerdo un túnel de luz, y que yo iba hacia allí feliz y contento.

sábado, 24 de enero de 2009

La Maldición

La cabeza me pesaba y no podía controlarla, en un intento para ponerla derecha el cuerpo me quedó desgarbado y sin control, al querer mantener el equilibrio el codo se estiró mas de lo deseado ya le dio un golpe a la botella de whisky , que fue a parar al suelo haciéndose añicos y perdiendo lo poco que me quedaba de alcohol , ya sin la medicina contra olvido dejé la cara contra la mesa . con los ojos cerrados y la boca abierta , derramando saliva. Me adormecí por un rato y me desperté sobresaltado por el ruido de un bocinazo que llegaba de la calle , me asaltó a la idea del porque estaba en esta situación , de como llegue a estar tan defenestrado de la sociedad .
Todo empezó en una noche de fiesta, íbamos con Joselo y Patricio , habíamos recorrido todos los boliches de puerto Príncipe en Haití, y a las 4 de la mañana ya habíamos escabiado mas alcohol que un tonel de ron. Habíamos llegado hasta la dársena y desde allí veíamos el faro, nos sentamos cantando viejas canciones filibusteras y recordando viejos amores, hasta que de la nada apareció una diosa con una blusa escotada que nos dejó tartamudeando y la vista fija. Se sonrió y se acercó a nosotros con paso firme, Joselo la invitó a tomar de nuestro whisky y ella mirándonos con ojos de fuego nos dijo, dentro de tres días los tres serán mios, primero me llevaré a ti, (señaló a Jeselo) luego a ti, (señaló a Patricio) y luego vendré por ti y me señaló a mi clavandome una mirada que me congeló. Nos miramos entre nosotros hasta que Joselo lanzó una carcajada diciendo entre risas
-juaaaas yo voy a mojar primero !
Y cuando buscamos a la mina , no había nadie, nos mirábamos y nos preguntábamos , existió ? había una diosa allí ? no podía ser una ilusión colectiva ? nos entró un miedo repentino , así que nos levantamos y nos fuimos en busca de un lugar abierto para comprar mas trago y olvidar el incidente, pero al encontrar un bar abierto , Patricio empezó a contar lo que nos había ocurrido, y allí fue que el patrón del bar y un cliente , al escuchar la historia abrieron grande los ojos y con cara muy asustado nos dijeron que teníamos que ir a lo de la vieja Rosenda a que nos bendiciera , que lo que habíamos visto era la misma muerte que nos venía a buscar, que teníamos que dejar bendecirnos para que el contrato que había en contra nuestra se rompiera y pudiéramos salvarnos. Ante tan grande peligro la reacción de Joselo fue una carcajada de muerte, si de muerte , y muerte rápida, fue tal el espasmo de su risa que se ahogo y al tratar de respirar vomitó ahogandose en su propio vómito, quién sería capaz de hacerle un boca a boca para salvarlo ?
Cuando llegó la policía a levantar el cuerpo , Patricio y yo recibíamos el consuelo del patrón del bar con unos mojitos y entre la tristeza de la perdida del amigo y el pedo que teníamos , era imposible que la policía creyese en la maldición de la diosa del puerto, pero por las dudas . decía el patrón del bar, por que no mejor nos íbamos a lo de la Rosenda.
Esa noche después de enterrar a Joselo, fuimos con Patricio a descargar las penas , y adonde mejor que un bar ? Tomamos hasta que nos echaron, salimos del local tambaleando y agarrándonos entre nosotros, así fuimos a parar nuevamente al puerto, no se por que o como terminamos allí, la cosa que Patricio cuando reconoció en donde estábamos empezó a llamar a la diosa y a putiarla por haberse llevado a nuestro amigo, con tal vehemencia y descontrol que en un descuido se tropezó y se fue de cabeza al mar , quedé atónito , cuando logré reaccionar y acercarme al muelle ya no se oía ni se veía nada, esperé un rato en silencio y como seguía el silencio absoluto, acepté la maldición de la diosa y me fui a casa tambaleando, decidido a tomarme hasta el mercurio cromo del botiquín.
Ya era el tercer día desde la aparición, aquí estaba recluido esperando, abrazado al whisky, resignado a mi destino, sin preguntarme porque no había buscado a la Rosenda.

jueves, 15 de enero de 2009

La Lluvia

Despertarse en la mañana y con la cabeza pesada los ojos hinchados, la boca amarga, la lengua hinchada, y todos los músculos entumecidos, recordándonos la noche de escabio, el haberse respirado todo el humo de los cigarrillos, la voz ronca de haber hablado mil sandeces y reído de otras mil bobadas, y ahora el sol nos dice buenos días, arriba vago ¡ y uno que está tan débil y confuso que no se anima a decirle al sol

– La puta que te parió, no podías haber salido mas tarde hoy ?

Con gran esfuerzo apoyandome en las paredes llego a el baño para darme una rica ducha, de agüita caliente, esa que te recorre por la espalda, te refresca la cara, te aceita el olvidado...

Es desesperación de saciar esa sed de café matutino, para sacar ese gusto de Kolinos que reina en la boca , para sentirse verdaderamente despierto, para estar listo para enfrentar el mundo cruel y salvaje.

Al salir del refugio sagrado del hogar, uno se da cuenta que comienza la lucha, el tiempo de mierda, con un frío que traspasa las orejas, y una lluvia persistente que esta ahí esperando, acechando toda mi osamenta, mi ropa seca y mis zapatos calentitos.

Quien fue que me susurro que comprara esos zapatos de suela de cuero ¿ seguro que el mismo el diablo, por que estos joputas apenas se mojaron quedaron como una baba y al tratan de correr para que la lluvia no me empapara, fue como caminar arriba de bolitas y me fui de culo, directo a las baldosas que me recibieron con mucha alegría, mas que alegría con risas , mas que con risas, con lágrimas por que me mojaron hasta la nuca.

Era de esperar que un Martes 13 diera su nota de mala suerte, pero como la mala suerte va por barrios, llegó el momento de venganza cuando conduciendo ya en la calle, un pelotudo venía esquivando charquitos en la vereda, sin calcular que el mundo es cruel y despiadado, y también que caminar al costado de un charco que rebasa la calle y esta al alcancé de un senior malhumorado, y además muy , muy vengativo, esto puede dar que no solo la lluvia moja cuando se desprende de las nubes.....

A veces me pregunto , la gente , esa que uno no conoce sus intimidades, también es mala cuando anda de mal humor ? o a solo los elegidos como yo, les pasa eso ?

Una verdadera mierda, si, mierda, cuando llueve todo el mundo utiliza el auto, y nosotros los ya clientes de los lugares libres en la calle , nos encontramos que están todos ocupados por estos usadores ocasionales de lugares libres, así que justo hoy con la lluvia y el frío que hay me toca dejar el auto a tres cuadras del laburo.

Rabiando contra el paraguas que deja entrar gotas por todos los costados , voy avanzando en la larga traversía que son estas calles de porquería , llena de baches, charcos , baldosas flojas , zapatos mojados y lo peor, un junagranputa copiador, que se le “ocurrió” que es una gracia pasar por un charco que estaba cerca del cordón con su auto mas junagranputa y empaparme lo que me quedaba de seco.

El próximo martes 13 me pego el faltazo y se van a L.P.M.Q.L.R.P

martes, 13 de enero de 2009

Droit de seigneur

Era casi la una de mañana cuando la vinieron a buscar, eran mas de 20 soldados, armados de lanzas y espadas, montados a caballo y con antorchas, el padre los recibió con orgullo y les abrió la puerta de par en par, la madre les ofreció horchata fresca, luego tomó a su hija y poniéndole un chal blanco en la espalda la acompañó hasta el carro que habían traído para llevarla. El pueblo entero miraba con curiosidad , algunos con envidia, otros con temor. La vi partir entre bullicio de la gente, no me miró ni una vez , su vista estaba clavada de frente, si hubiera por un instante dudado, o hubiera cruzado con mis ojos un pequeño ruego hubiera dejado escapar todo mi odio, mi rencor, y mi inconsciencia, hubiera tomado mi lanza y arremetido contra todo y contra todos, pero aun no era tiempo de rebeldes, aun no era tiempo de libertades, la fuerza y el miedo podía mas que el amor, la ley era el refugio por la cual nos refugiábamos los cobardes, y ellas para expulsar su fantasía .