viernes, 16 de febrero de 2007

Ayer vi a un hombre llorando en una cabina de teléfono, su grito fue de desesperación, mi sentir de desconsuelo, que drama inmenso arrastró a esa alma a perder la cabeza , que dolor inimaginable, dejó escapar el llanto entre desconocidos, encerrado en una cabina donde nadie pudiera consolarlo, que maldito destino le abría tocado , que amor acababa de ser herido y ese ser se lamentaba de impotencia.

Miré pasar la gente arrastrando su cruz , abrazada a la esperanza, huyendo a las lágrimas del extraño, que poco calvario para el que su desgracia no le arranca lágrimas ni gritos, que poca miseria, para quien ya tiene seco el cilicio en el alma.

Mis ojos encontraron a un espíritu que apartó por un momento su desvelo, su lucha por no envejecer con el tiempo, alguien que dejó su egoísmo en sala de espera, y le dió la mirada mas suave y tierna, que existía en ese momento en la sucia ciudad, con que tan poco de un lado, y con que generosidad, fue beneficiado el dueño del lamento, dejó abrir la puerta, agachó la cabeza, y la anciana señora, acarició los cabellos del desdichado , después de recibir tal bendición, se fue, y yo supe que jamás ese ser estaría solo, su dolor y la compasión, lo vestirán hasta la muerte.

Un hombre cano

El hombre movió su cabeza muy lentamente, sus cabellos canos apenas se apartaron, seguían haciendo juego con las paredes del hospital, sus ojos de muy poco brillo marcaban los años, el sufrimiento, el cansancio. Era un león con su melena húmeda, un hombre herido, respirando en la espera del final.
Achicó la vista para divisar a los seres que lo rodeaban y encontró rostros serios y tristes, se le hundía el pecho al respirar, y a cada suspiro, una gota de vida fugaba a la eternidad. Tan valiente es el hombre que se muestra en público con su llanto, ese llanto que no es pedido de piedad, es un llanto de impotencia ante el destino maldito. Con el esfuerzo que da el amor, extendió la mano el viejo hombre, para apresar con cariño la mano de su único hijo, acarició para sentir la unión que da la sangre, sellando como en un pacto el último suspiro, los rostros comprendieron la partida, y mostraron sus muecas de dolor, el médico no necesito certificar que lo yacía en el lecho, era ahora un cadáver.

El hombre con su cabellera mas blanca aún, arrastró sus pasos por el corredor del hospital mientras en sus mejillas corrían todas las penas del mundo, había llegado con lo mas querido en su vida, y se iba cargado de dolor y penas.....

miércoles, 14 de febrero de 2007

Aquella

A mi me gustaba sus cachetes, su sonrisa espontánea, sus pestañas como rayos de sol, su voz suave.
Su madre me preguntó de que trabajaba, me pregunto en que barrio vivía.
A mi me gustaba caminar con ella colgada de mi brazo, ir al cine y después a cenar comentando la actuación de los actores, las escenas, el libreto.
El padre me dijo que calaveras hay muchos, pero que esta era su hija.
A mi me gustaba tomarla de las manos, mirarla a los ojos, respirar su perfume, sentir que me envidiaban.
La madre, seria, me traspasaba con su mirada, estaría arrepentida de haber limpiado la casa a fondo, haberse vestido con su mejor ropa, haber escondido a los dos desprolijos mas pequeños, y todo para recibir un flaco peludo, que parecía un plumero.
A mi me gustaba compartir las mismas lecturas, sentarnos en cualquier lado que pudiéramos ver la luna, contar las estrellas, encontrarla en mis sueños.
Su madre me pregunto por el oficio de mi padre, por el pedigré de mi familia, si eramos propietarios, si teníamos casa en el balneario.
A mi me gustaba sus preguntas sobre la vida y el amor, su confianza, y cuando se escondía atrás mio ante algún temor, y cuando me acariciaba el pelo.
Su padre hablaba de no se que, yo no entendía nada, ni de sus palabras, ni de su traje, ni de sus zapatos de charol.
Yo la deseaba con urgencia, la adoraba con necesidad, la quería sin condiciones.
La madre me presento su plan, de lunes, miércoles, viernes y domingo de 6 a 9.
Yo la quería sin espacio, yo la quería sin limites, yo solo esperaba que ella me amara, solo deseaba que ella fuera feliz.
Sus padres me mostraron que otros candidatos eran mejor postulados.
En mi vieja mochila de emigrante clandestino, había ya tantas cosas, que hubo que empujar con lágrimas otros recuerdos, otros amores, otras cartas, otras esperanzas.

martes, 13 de febrero de 2007

Bond, James Bond

El programa James Bond, es un programa relativamente chico, tiene 754 kb, y como su nombre lo dice, es el programa espía mejor del mundo.

500 científicos trabajaron en esta joya de la computación, aunque es un resultado lógico, y una aplicación fácil.

Como todos sabemos, el principio de la tecnología de los transistores, fue lo que revolucionó el mundo científico, aunque para la mayoría de la gente eran unos alambres con un cilindro en el medio lleno de franjas de colores, y lo mas simple del resultado de estos transistores, es que solo servía para que la corriente pasara, y este elemento, interiormente, dejara pasar la positiva y frenara la negativa, o al revés, según el caso. Y esto fascinaba a los científicos ? un alambrito Patovica ?

La realidad era otra, con ese principio llegamos a las computadoras de hoy, con alambres transformados en arañas, quien no vio esas placas con muchas patitas ?

Hoy esas arañas son capaces de almacenar la memoria de toda la populación mundial, con un poder de TFLOPS 1,01, y no se transformo en una tarántula, su tamaño, sigue siendo para escritorio.

El programa James Bond, utiliza estos transistores en el sentido inverso a la que usamos comúnmente, por ejemplo, tu estas navegando en Internet, y de pronto entras a una página en la cual, como por arte de magia, se escucha música, te preguntaste en que momento prendiste la radio ? vas a youtube y con el ratón clicás en una imagen y no solo se activa un clip , también se escucha, y no te preguntaste, si tu escuchas , del otro lado no me pueden escuchar ?

Yo respondo a tu pregunta, si, se te puede escuchar ! si haces la experiencia de conectar un parlante en la entrada del micrófono de la computadora, podrás observar que bien se puede utilizar ese parlante como micrófono. Siguiendo toda esa lógica, los creadores de James Bond, activaron el parlante que viene con la computadora como emisor, así que si tu instalas el programa James Bond en tu computadora, y vas al IP de otra computadora, y si esta computadora esta encendida, puedes escuchar lo que se habla cerca de esa computadora.

Voy a dar un ejemplo, en los foros de Uruguay Total en un momento se pusieron visibles las IP de los foristas, tomando una IP al azar , la del Muerto, escribís en el programa James Bond la IP , activas el parlante, y en tres segundos se escucha niños hablando, una puerta que se cierra, silencio... una risa ahogada, como a alguien que se ríe solo cerca de la computadora, luego un tecleo , mas risas ahogadas, mas voces de niños, y de pronto un YA VOY ! bastante alto. Sigo probando mi nuevo juguete, y siempre al azar le escribo otra IP, estoy de suerte esta computadora también esta prendida, se escucha unos toc........ toc............ toc........., como si estuviera una gallina comiendo, luego de un pequeño silencio, un vozarrón que dice PERO QUE HIJO DE PUTA !!!

y luego como que la gallina se apura a comer , toc.. toc ..toc .., una voz de mujer que pregunta, por que ? que paso ?

y el vozarrón que le responde

-PERO MIRÀ LO QUE ESCRIBIÒ ESTE HIJO DE PUTA..........

y mas toc...toc....toc....

otro pequeño silencio, y la misma voz de mujer que suena muy suavemente,

-Venga mi cuchito lindo, divino..., que ese tarado de trec le dice que es feo.... muack muack...........

Me sobresalto, ya que estaba tan concentrado en escuchar la voz suave, que de pronto el vozarrón largó tremenda carcajada que casi me rompió los timpanos...... Cambié de IP siempre al azar, pero no había nada interesante, en una se escuchaba como que había un grillo, algo así como cricc, criccc, cricccc, en otra solo rápidos toctoctoctoctoc, y en la pausa un jijijijiji, y vuelta al toctoctoctoctoc, en otra escuche unos suspiros y jadeos.... y después como tenía que trabajar apague el programita, pero me quedé pensando, cuanta gente tiene ya este programa ?

No estará alguien escuchándome ahora ?

miro mi computadora con desconfianza, ya que como me reveló muchos secretos, también es posible que me robe los mios, es la ley de la oferta y la demanda.

Ya les contaré en algunos días las cosas que escuché el sábado en la noche, y sobre todo el domingo en la tarde....