viernes, 15 de mayo de 2009

Hay Graciela ...

En realidad tendría que estar en Fray Bentos, durmiendo tranquilamente en el hotel como cada 15 días , pero me encontré con Eduardo en la Plaza Central y me contagió con su entusiasmo.
- Dale, venite conmigo a Montevideo en el BMW . Me dijo.
Había venido a vender el auto y el comprador se había echado atrás , así que se regresaba y me seducía la idea de dormir en casa, y Eduardo con un :
- Dale, que en un cerrar y abrir de ojos estamos allá.
Así fue , de pronto me encontré en la puerta de casa y Eduardo gritando
- No te olvides antes de entrar de hacer ruido . Y se fue largando una carcajada y tocando bocina.
Miré hacia el primer piso de los apartamento, donde estaba la ventana de mi cuarto y vi una tenue luz, y me dije, Graciela debe estar aun leyendo, miré el reloj y era ya la 1 de mañana , o quizás se había dormido con la luz prendida . Así que entré en el edificio , subí las escaleras hasta mi piso, y cuando iba a entrar recordé lo que me había dicho Eduardo , sonriendo entré silenciosamente y fui hasta el dormitorio. Lo que vi, me dejó anonadado, los pensamientos se entreveraron ante la verdad insospechada, allí estaba Graciela fornicando con su amante.
Muy lentamente ý en silencio salí del apartamento, no se habían percatado de mi descubrimiento, y yo, afuera del apartamento respiré hondo y acomodé mis ideas, bajé las escaleras y me escondí bajo ellas, y desde ahí llamé a casa con mi móvil, no respondió inmediatamente, y cuando lo hizo, dijo una hola como de alguien que hubiera estado dormido, pensé que artista ! y le dije :
- Hola mi amor, me encontré con Eduardo y me regreso a Montevideo , perdoná que te despierte , pero llegaremos en 10 o 15 minutos y no quiero que te asustes pensando que entraron ladrones, un beso .
A los 6 minutos sentí como el amante salia de mi apartamento raudamente, cuando llegó abajo y quedó de espaldas a mi, le aticé con mi cachiporra en medio de la cabeza, como no cayó inmediatamente le volví a pegar dos veces mas hasta que quedó inerte, lo arrastré hasta el sótano compartido, y lo metí en la pieza que me correspode, lo senté en una silla rota que tenía guardada para reparar quien sabe cuando, y le amarre con alambre los pies contra las patas de la silla y las muñecas juntas, aprovechando que aun no se había despertado, le cosí los labios con aguja y el hilo del matambre que tenia allí entre las herramientas, luego le puse cinta adhesiva en la boca y en los ojos, mientras me imaginaba como se despertaría , me vino a la cabeza que este no tendría que seguir causando males a los esposos ni dicha a las infieles, así que con la trincheta lo empecé a circuncidar, pero empezó a sangrar demaciado así que tomé el alambre y le hice un torniquete en el pene, lo apreté hasta que dejo de sangrar, luego pensé que lo que había echo este degenerado era una violación a mi domicilio, así que a darle de su propia medicina. Agarré un palo de escoba y lo llene de aceite de auto y se lo metí en el ano , el tipo seguía sin despertarse, como había visto anzuelos le busque una utilidad ya que nunca mas voy a pescar, le até al anzuelo una tanza de unos 20 centímetros y del otro extremo le puse una plomada, luego enganché el anzuelo en los pezones del tipo , tenia 7 anzuelos y 5 plomadas, quedó de los mas artístico, solo que el sádico este se había vuelto re-blanco , le tome el pulso, ya no tenía, dí un paso atrás y pensé que ahora tenía que resolver como hacer para deshacerme del cuerpo , estaba tan sumido en mis pensamientos que no sentí que a mis espaldas se abría la puerta , solo me di cuenta cuando sentí los gritos de Graciela gritando no se que , solo entendí Treeeec ! y como que todo se movía y un dolor en el brazo , después otro Treeec, pestañee y de pronto me encontré en el auto con Eduardo , diciendo:
- Flor de copiloto resultaste, mirá ya llegamos limpiate la baba , despertate , viste que llegábamos en un cerrar y abrir de ojos....
Me dejó frente a mi edificio de apartamentos y se fue gritando,
- No te olvides antes de entrar de hacer ruido . Y se fue largando una carcajada y tocando bocina.
Miré hacia el primer piso de los apartamento, donde estaba la ventana de mi cuarto y vi una tenue luz, y me dije, Graciela debe estar aun leyendo, miré el reloj y era ya la 1 de mañana , o quizás se había dormido con la luz prendida . Así que entré en el edificio , subí las escaleras hasta mi piso, y cuando iba a entrar recordé lo que me había dicho Eduardo , sonriendo entré silenciosamente y fui hasta el dormitorio.

2 comentarios:

Hannia Ramirez dijo...

Heeyyyyy, buenísimo, hasta me asustastes!!!!!

Anónimo dijo...

Bien antes de comentar me gustaria hacer mencion del ego carteciano cohersitivio que en metafisica se le conoce como el mecanismo cohersitivo. Todos muchas veces hemos pasado poe ello a veces de manera involuntaria y a veces por nuestro propio gusto, como en el caso particular de Graciela, la mala de la pelicula. Muchas veces nos someten a esto aquellos que gozan de una dignididad o titulo o poder y a veces simplemente por abuso sexual o corporal pero en el caso de nuestra amiga Graciela ahhaha! aqui no ha mecanismo cohersitivo sino que simplemente una infidelidad a flor de piel en la misma casa y cama del marido.